7 formas para optimizar tus call to action

Jueves, 04 Mayo 2017 | Written by  |

Estas herramientas representan el vínculo entre el contenido de esa web en la que has estado navegando y la página/oferta donde se realiza la conversión (registro en la base de datos).

Detrás de una “llamada a la acción” siempre hay un objetivo: convertir a un usuario en lead, vender un determinado producto, etc. Uno de los objetivos de un botón CTA es atraer al usuario en una landing page que ofrezca un contenido de valor gratuito con el fin de convertir al visitante (cliente potencial) en lead.

Para darle un buen funcionamiento a tus Call to Action te mostramos 7 formas de optimizarlo:

1. Orientar el CTA hacia una acción 

“Orientar”, en este contexto, significa más bien decir a los usuarios qué deben hacer, cuál es el siguiente paso.

No dejes que el usuario tenga que pensar demasiado sobre su próximo paso. Haz que tu mensaje sea breve y “accionable”, y qué solo haya un único mensaje en cada CTA. Es decir, que el usuario solo pueda realizar una única acción: descárgate, apúntate, rellena, compra...

2. Busca un buen copy (texto de tu oferta)

El diseño es importante, es evidente, pero el mensaje (el copy) del botón de tu web será lo que convencerá al usuario de hacer clic. Si no logras enviar al usuario a la landing page de descarga, no conseguirás tu objetivo final. Por lo tanto, la originalidad del copy es crucial.

En este punto también es esencial que el copy sea directo. ¡Evita darle vueltas o generar descripciones confusas!

Las cifras en el copy suelen funcionar bien, porque indican al usuario exactamente qué va a obtener. Es una manera de gestionar su expectativa y darle un dato sobre qué tipo de contenido se va a encontrar con esta oferta. 

3. Incluye palabras clave consistentes con la oferta

Intenta hacer que tu propuesta esté siempre alineada con el contenido en el que se ubica tu llamada a la acción. Personaliza el mensaje de tus CTA. Si incluyes un subtítulo con una explicación muy breve de lo que va a conseguir, estás proporcionando más información útil para el usuario. En este punto, puedes aprovechar los “pain” de tu buyer persona y así darle una respuesta o una solución. Estarás ofreciendo un contenido que sabes que necesita o le interesa y, por lo tanto, hay más probabilidades de que esté interesado y se vaya a la landing.

Además, cuanto más enfocada y concreta sea la oferta, más probabilidad tendrás de tener usuarios realmente interesados y, por lo tanto, convertir en la página de aterrizaje. Un CTA que tiene un ratio de clic muy alto pero luego no convierte en la landing, simplemente no cumple su función, puesto que el objetivo final es que haya una conversión en el siguiente paso.

Recuerda: ¡el CTA es el vínculo!

Si estás ofreciendo un contenido descargable en unos posts de tu blog (por ejemplo, un ebook), utiliza las palabras clave del artículo para incluirlas en tu botón de descarga. Los usuarios que aterrizan en esa página de forma orgánica lo hacen por un interés particular en estos conceptos, ¡aprovéchalos! 

4. Haz que tu CTA llame la atención (“attention-grabbing”)

Hasta ahora, hemos repetido en varias ocasiones que el usuario debe saber dónde hacer clic, debe tener curiosidad y sentirse atraído por la oferta. Esto significa que las llamadas a la acción en tu web tienen que ser llamativas, intuitivas y destacables.

Para conseguirlo, se aconseja que utilices colores y contrastes para llamar la atención, pero no seas intrusivo con tus ofertas. Está bien cuidar el diseño de tus CTA y utilizar colores que destaquen sobre el resto de contenidos de la página, o crear un botón llamativo. Lo importante es no pasarse con mensajes demasiado agresivos o pop-ups que interrumpen la lectura. ¡Haz que tu CTA atraiga pero no llegue a molestar al usuario!

5. Ubicación adecuada del CTA

Intenta poner el CTA en la página en el lugar más apropiado. Las llamadas a la acción deben fundirse, parecer que forman parte de la página. Debe ser fácil identificarlos, tienen que llamar la atención, ser atractivos y encajar en el contenido.

La regla es no interrumpir la lectura del usuario. Por eso, busca un sitio donde vayan los ojos de los lectores para llamarles la atención.

Por ejemplo, en un post puedes ubicar el banner del CTA al final del texto y en el sidebar para promocionar una oferta relacionada con el contenido. En el email, también funciona ponerlo al final.

6. Tener un botón en el CTA

Parece lógico, pero cuando hacemos llamadas a la acción en formato imagen siempre es recomendable incluir un dibujo de un botón para que el usuario tenga claro que hay que clicar para llegar a la oferta y que la imagen que está viendo es una oferta (y que hay un siguiente paso).

También en este caso, cuanto más específico y claro será el botón dentro del CTA, mejor: "Clica aquí", "Haz clic aquí", "Descárgate", etc.

7. Realizar tests para optimizar

Por último, ten en cuenta que cada web es diferente y no existe una regla mágica. Por eso, realizar test A/B cambiando un elemento es una buena práctica para probar, medir y optimizar tus CTA que te ayuden a alcanzar tus objetivos

Para medir los resultados de nuestros CTA es importante analizar también la conversión de la landing page una vez el usuario haya aterrizado en la página.

Para añadir unos botones web atractivos en tus páginas, las claves son:

  • Oferta clara y específica.
  • Alineamiento con el contenido.
  • Dar respuestas a un “pain” concreto del buyer persona.
  • Incluir un subtítulo con una explicación muy breve de lo que va a conseguir.
  • No olvidar el “action-oriented”.
  • Crear curiosidad y ganas de hacer clic. Originalidad.
  • Diseño: atractivo y alineado con el diseño de la web.

 

 

© 2015 treSesenta. Derechos Reservados